Agencia Islamica de Noticias, Friday 12 de July de 2024
Síganos en:

Mujeres de Gaza: necesidades cotidianas que aumentan su sufrimiento

Mujeres de Gaza: necesidades cotidianas que aumentan su sufrimiento

Las mujeres de Gaza, al igual que los hombres, viven con los efectos de las repetidas agresiones israelíes y a menudo ignoran su dolor y su tristeza.
Agencia Islámica de noticias
Sunday 19 de Nov.
Mujeres gazatíes después de un bombardeo israelí en Khan Yunes

Las mujeres de Gaza desafían su dolor para crear de la nada una vida razonable para sus familias y mantener la “seguridad” de la familia, incluso bajo el “continuo bombardeo israelí” de Gaza.

A la luz de la falta de todo en Gaza, ¿cómo manejan las mujeres su vida diaria? Les preguntas cómo están y te dicen: “Alabado sea Dios”. Esta frase fue repetida por todas las mujeres de Gaza con las que Al Jazeera Net se contactó; Comienzan sus conversaciones con "Alabafo sea Dios"l y terminan con "Alabafo sea Dios".

Una madre fuera de Gaza y su familia dentro

Sucedió que mi primer contacto con una mujer de Gaza fue con una madre que prefirió no mencionar su nombre. Su sufrimiento se puede resumir en el hecho de que cuando comenzó la Operación Inundación de Al-Aqsa, ella no estaba presente en Gaza. Viajó a Turquía antes de la operación, luego fue a Egipto para regresar a Gaza, pero los acontecimientos se aceleraron y comenzó la agresión israelí. Quedó atrapada en Egipto y no pudo entrar.

La madre dice: "Todos mis hijos están en Gaza. Mi ansiedad y tensión son dobles. Hay muchas personas, incluidas mujeres de Gaza, que están atrapadas en Egipto. La gente de Gaza vive una angustia que sólo Dios conoce."

Testimonios de mujeres de Gaza bajo bombardeos israelíes

Una madre desplazada al sur y su hijo quedó en la zona norte

“Alabado sea Dios, estamos bien, hasta ahora estamos bien.” Esto es lo que Olfat Al-Khazandar (ama de casa) dice a Al-Jazeera Net. Fue desplazada de la ciudad de Gaza al sur, como parte de una orden emitida por el ejército de ocupación israelí, igual el mismo ejército no cesó de bombardear el sur de la franja, vimos como personas volaban por los aires por los bombardeos.

Sin embargo, Olfat, que fue desplazada con su marido, uno de sus hijos y la familia de su marido. Uno de sus hijos, permaneció en su casa en Gaza y ella desconoce su paradero actual. Dice que muchas personas fueron desplazadas a pie a lo largo de una distancia de 22 kilómetros entre Gaza y Khan Yunis.

Y añadió: "La situación es muy difícil. Carecemos de todo lo necesario para la vida y no tenemos suficiente dinero para comprar nuestras necesidades. Una bolsa de harina pesa aproximadamente 25 kilogramos y su precio ronda los 45 dólares".

Olfat describe su situación como “catastrófica”. Vive con 80 personas de la familia de su marido en una habitación de 4 x 4 con baño en Khan Yunis, sin agua, electricidad ni energía solar. Carga su teléfono móvil con otras personas durante una tarifa. Añade que la situación, en particular para las mujeres, los ancianos y los niños, es "muy desastrosa. No hay nada disponible, ni toallas sanitarias, ni medicinas, ni leche, ni pañales para los niños, y con la llegada del frío del invierno, No hay cama ni cobija”. Concluye diciendo: “Alabado sea Dios... Que Dios tenga misericordia de nosotros”.

Finjimos ser fuertes delante de nuestros hijos

En cuanto a Samar Al-Nabahin, chef de profesión, repite: "Gracias a Dios, todavía estamos bien", y añade: "La situación es trágica y catastrófica". No puede comunicarse con su familia, y no sabe si los miembros de su familia están vivos.

Samar vivía en la ciudad de Gaza, en la zona de Al-Mina, antes de que recibiera una llamada en dándole la orden como a todos los habitantes de la zona de evacuar y dirigirse al sur. Actualmente, vive en la ciudad de Deir Al-Balah.

Samar (44 años) explica: "Las comidas que preparamos son muy sencillas y no incluyen carne, sino que se basan en cereales secos como arroz, burgul, lentejas o judías, debido a la falta de frigoríficos. Mientras tanto, los hombres hacen cola a diario para conseguir agua potable y pan en la única panadería de la zona a la que fueron desplazados."

Las necesidades de las mujeres son todas inexistentes.

Una mujer desplazada de Gaza, que también prefirió no mencionar su nombre, dijo a Al Jazeera Net: “El sufrimiento de las mujeres, especialmente de las madres, es grande, porque se les exige que intente preparar alimentos con lo que la familia puede sobrevivir pero no hay insumos, no hay agua potable, ni alimentos enlatados, ni materiales básicos, ni gas". Para cocinar usamos carbón. La comida no alcanza para todos.

Ella describe la situación diciendo: "No hay privacidad en nada debido a nuestra presencia en el mismo lugar con varias familias. Renunciamos a muchas de las cosas habituales, como cepillarse los dientes. No nos hemos duchado desde que salimos de nuestras casas. Todas las necesidades de las mujeres son inexistentes. "



Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2024 AIN Agencia Islámica de noticias. Todos los derechos reservados.