Agencia Islamica de Noticias, Friday 12 de July de 2024
Síganos en:

¿Por qué no hay más premios Nobel para musulmanes en el campo científico?

¿Por qué no hay más premios Nobel para musulmanes en el campo científico?

Los musulmanes de hoy glorifican con frecuencia a pensadores y científicos de la edad de oro del pasado, sin embargo estos son eruditos de hace más de mil años y tenemos que preguntarnos: ¿qué ha sucedido desde entonces?
Agencia Islámica de noticias
Thursday 12 de Oct.
Nostalgia de la edad de oro del Mundo Islámico

Por Dr Amir Faizal Abdul Manan para FMT

El mundo científico vuelve a estar alborotado, esta vez con los tan esperados anuncios del Premio Nobel de 2023. Los ganadores de este año incluyen a Katalin Kariko y Drew Weissman por descubrimientos críticos que permitieron el desarrollo de las vacunas de ARNm Covid-19.

Una virtud de la ciencia moderna es que se está convirtiendo rápidamente en un esfuerzo global, independiente de raza, religión y nacionalidad. Es axiomático, por tanto, que la mayoría de los grandes avances científicos modernos, independientemente del linaje del descubridor, apuntan a servir a la humanidad en su conjunto.

Es bastante razonable esperar que, conceptualmente, los ganadores del Premio Nobel sean, con el tiempo, algo representativos de la demografía global. En realidad, sin embargo, puede haber factores externos profundamente arraigados dentro de un ecosistema social, institucional o nacional que sofocan el progreso científico de una comunidad en particular más que de otras.

Por lo tanto, uno no puede dejar de preguntarse por qué no hay más premios Nobel musulmanes en los campos científicos, dado que hoy en día hay más de 1.800 millones de musulmanes en todo el mundo (casi una cuarta parte de la población mundial).

En los 122 años de historia de los Premios Nobel, sólo cuatro premios en ciencias han sido de linaje musulmán: tres en química y uno en física, pero ninguno en los campos de la medicina o la economía.

Abdus Salam, un británico-paquistaní, compartió un premio de Física con otros dos en 1979 por su trabajo sobre las interacciones electrodébiles entre partículas elementales. De manera bastante memorable, se puso con orgullo un shervani tradicional paquistaní, un shalwar blanco y un turbante cuando recibió el premio de manos del Rey de Suecia.

Aunque recibió abrumadores elogios en todo el mundo, en su país fue terriblemente rechazado por su afiliación sectaria, que fue lo que le llevó a abandonar Pakistán a mediados de los años setenta.

Ahmed Zewail, un químico egipcio-estadounidense radicado en Caltech, fue el único ganador del Premio de Química de 1999 por su uso innovador de rayos láser para mapear reacciones químicas.

En una entrevista de 2009 para la revista Fountain, Zewail se lamentó: “Lo que Estados Unidos me ha dado es un sistema de reconocimiento y oportunidades, y eso es lo que nos falta en el mundo musulmán. Si me hubiera quedado en Egipto, no habría podido hacer lo que hice debido a esta falta de oportunidades y de aprecio por los logros”.

En 2015, Aziz Sancar, un biólogo turco-estadounidense que trabaja en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, compartió un premio en Química con otras dos personas por su trabajo sobre la reparación del ADN.

Aunque no es explícito sobre sus puntos de vista sobre la religión, el Estado y la educación, uno tal vez podría adivinar sus inclinaciones por el hecho de que era un partidario afiliado de Mustafa Kemal Ataturk, atribuyendo en parte su éxito al fundador de la república turca.

En el último anuncio de 2023, Moungi Bawendi, un científico de ascendencia tunecina del MIT, compartió el Premio Nobel de Química con otras dos personas por su trabajo sobre puntos cuánticos. Sin embargo, Bawendi nació en Francia y pasó la mayor parte de su tiempo en Estados Unidos, a diferencia de los tres premios Nobel anteriores.

Sólo hay cuatro premios Nobel de ciencia de linaje musulmán a lo largo de la historia y, curiosamente, tres tuvieron que abandonar su país de nacimiento de mayoría musulmana para dedicarse a sus pasiones en la ciencia y, finalmente, ganar el Premio Nobel.

Cabe preguntarse si estos científicos seguirían siendo premios Nobel de ciencia si hubieran permanecido en su país de nacimiento.

Nostalgia de la edad de oro

Durante la edad de oro islámica, como se denomina comúnmente en la literatura a los siglos VIII al XIII, la ciencia se entendía como un conocimiento común que pertenecía a toda la humanidad.

Sin embargo, más tarde, hubo un surgimiento de campos alternativos que se consideraban exclusivos de los musulmanes con nociones de astronomía “islámica”, filosofía “islámica”, medicinas “proféticas”, etc. De hecho, durante esta época, la ciencia comenzó a ser percibida como valiosa sólo si era religiosa e inmediatamente útil.

Esto condujo a una reducción del alcance de las investigaciones racionales abiertas que han sido la base de los avances científicos.

Los otomanos aprendieron esto por las malas en el siglo XVIII. Cuando intentaron una reforma militar para ponerse al día con el equipo militar avanzado de las potencias occidentales que solían derrotar, se dieron cuenta de que carecían de conocimientos. Las madrazas que alguna vez se centraron en las ciencias racionales y matemáticas han sido eliminadas por completo mediante un reemplazo gradual por educación religiosa.

Al darse cuenta de sus errores, los otomanos comenzaron a importar expertos de Europa, particularmente franceses, para establecer una educación al estilo occidental en Estambul. No fue hasta 1910 que reintrodujeron con éxito la educación matemática en las madrazas, pero, por desgracia, ya era demasiado tarde cuando el imperio se desmoronó una década después, después de la Primera Guerra Mundial.

Ilustración islámica

Los musulmanes de hoy glorifican con frecuencia a pensadores y científicos de la edad de oro del pasado, a menudo con referencias nostálgicas a personajes como Al-Khawarizmi, el gran matemático, o Ibnu Sina, el padre de la medicina moderna.

Sin embargo, estos son eruditos de hace más de mil años y tenemos que preguntarnos: ¿qué ha sucedido desde entonces?

Cuando intentamos identificar formas de revivir el dinamismo intelectual del pasado, ignoramos convenientemente los problemas actuales en muchos países de mayoría musulmana que han estado sofocando los avances científicos durante siglos.

No lo olvidemos, a lo largo de la historia hubo muchos intentos esporádicos de impulsar la versión islámica de la Ilustración. Sin embargo, como era de esperar, provocaron un movimiento reaccionario y contrailustrado en defensa de la ortodoxia y, con el apoyo de los Estados autoritarios, muchos de los movimientos racionalistas fueron inevitablemente sofocados.

Lamentablemente, incluso hoy en día todavía no podemos mantener una conversación adecuada sobre este tema. Cualquiera que ofreciera una valoración crítica sería inmediatamente denunciado, a menudo incluso acusado de simpatizar con los islamófobos o, peor aún, contra el Islam.

Los musulmanes necesitamos urgentemente nuestra propia versión de reforma e iluminación, si queremos que la comunidad musulmana a nivel mundial se libere de las cadenas que nos han estado frenando.

Escrito para FMT por Dr Amir Faizal Abdul Manan

Traducción: AIN

Fuente: Free Malaysia Today

Las opiniones expresadas son las del autor y no reflejan necesariamente las de AIN.


Comparti esta nota

Comparti esta nota

Copyright (c) 2024 AIN Agencia Islámica de noticias. Todos los derechos reservados.